WOKIng Blog

Transformación ¿Por qué es necesario pensar en nuevos modelos de negocios?

 La transformación en los modelos de negocio.

 

El Mercado actual, en constante transformación e integración, vive indudablemente una etapa de recreación de sistemas organizativos y renovación tecnológica. Este proceso que era una realidad de mediano plazo antes de la Pandemia se vio no solo acentuado sino hiper acelerado a partir de este evento inesperado en todo el mundo.

Hoy estamos inmersos de manera definitiva en este cambio y no percatarse o entender esta situación y suponer que “todo volverá a ser como antes del comienzo del 2020”, significa postergar nuestras organizaciones y emprendimientos, perder la vía de desarrollo y hasta la subsistencia de nuestros proyectos, no solo de orden privado y comerciales, sino también los modelos de gestión de orden público. Aún aquellas organizaciones que se sentían sólidas en el mercado, con amplísima trayectoria, han tenido que realizar múltiples transformaciones para adaptarse a la nueva modalidad de producir bienes y / o servicios. Las que obviaron o niegan esta transformación o les parecieron no necesarios los cambios, quedaron marginadas o sucumbieron o lo van a hacer.

Por otro lado, ¡no podemos dejar de lado los cambios generacionales! estos jóvenes que han venido a revolucionar no solo los modelos de negocio sino también las formas de vincularnos y de trabajar. Esta transformación va desde el lugar en donde el cliente determina el precio, la cantidad de proveedores, volumen de producción o las necesidades de servicios prestados, llegando a nuestros equipos de trabajo, que influyen activamente en nuestros modelos organizacionales, esto hace que las organizaciones tengan, indefectiblemente, que cambiar su mentalidad para retener a sus clientes, retener colaboradores y asegurar de esta manera, su sustentabilidad.

No basta solamente con mantener la calidad de los productos en cuanto al cumplimiento con sus especificaciones o precios competitivos, sino que, por el contrario, se suman muchas otras características que deben ser tenidas en cuenta. Esto hace que haya que pensar en un concepto de negocio y en un modelo de este mucho más amplio y complejo para poder seguir manteniéndose en los mercados, sin duda alguna, este modelo de pensamiento es GLOBAL, no solo porque el mercado es el mundo, sino porque hasta nuestros recursos y colaboradores que están en el mundo, son ahora nómadas digitales y viven y actúan en ese modelo de pensamiento.

Cada vez más, es imperiosa la necesidad del AUTOCONTROL y AUTOGESTIÓN que permita descentralizar los problemas para lograr una participación activa de todos los componentes de la organización. Ya no hay que pensar solamente en que es la planta la que debe ser estructurada, sino que es la organización en todas sus facetas y en modelos descentralizados.

La participación activa de cada componente de la organización es imperiosa, dado los múltiples cambios que se registran a diario y no van a detenerse, todos los negocios o modelos de negocios deben ser concebidos en formato ágil, siendo el modelo regente, la flexibilidad y la capacidad de adaptación. Los modelos rígidos, no tienen cabida frente a esta realidad. Los proyectos exigen un esfuerzo de todos para ir detrás de la MEJORA CONTINUA, buscando satisfacer no solo, las necesidades y expectativas de nuestros CLIENTES sino de TODAS LAS PARTES INTERESADAS que se relacionan con nosotros, aun cuando esas expectativas no sean manifiestas, ese es el desafío de los nuevos modelos de negocios.

Esto por otra parte obliga y desafía, tanto a la alta Dirección de una organización (de cualquier tipo) como al Emprendedor, a tener su estrategia, su Core Business y por ende, su modelo de negocio en permanente estado de revisión y análisis, lo que hace 5 años funcionaba ahora ya no, ni hablar de ese modelo de pensamiento obsoleto que aun encontramos y que dice “hace 30 años que lo hago así, porque cambiar ahora si me trajo hasta acá”, sin duda esto no solo es hipotecar futuro, sino ir hacia un camino de obsolescencia, pérdida de valor y extinción casi segura.

El proceso de transformación es sin duda laborioso, pero el logro será patrimonio de la organización en su conjunto, pero sin duda alguna, es una decisión estratégica. Cada vez más las organizaciones deben tener el carácter de INNOVADORAS Y CREATIVAS; una idea más afianzada hacia una superación continua. Todo esto llevará a que las mismas sigan permaneciendo en este mercado global, inmerso en modelos digitales gestionados por nómadas digitales y organizaciones descentralizadas, en condiciones de competitividad plena y asegurando su sustentabilidad a partir de conseguir modelos de cuádruple impacto, es decir, económico, ambiental, social y en las personas de manera individual.

 

5 claves para transformar tu PYME a través de los datos

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.